La Entrega

By Mara Fernandez:  31 de diciembre, 2010 en Wadi Rum, Parque Nacional de Jordania, empieza un nuevo año. Sin ningún tipo de comodidades me adentro al centro del desierto y comparto con una comunidad de Beduinos que alojaban a personas de cualquier parte del mundo con ganas de vivir nuevas experiencias; allí llegué yo.

Entrando en aquel lugar, en todo el centro del la tienda de campaña, me esperaba una fogata que ardía y calentaba el espacio donde todos esperábamos la llegada de un año diferente. Para mi se avecinaba una noche silenciosa, pero con todo el potencial para conectarme con mi ser interior.

El humo colmaba mis ojos, pero de igual modo allí estaba, viendo cada movimiento y escribiendo muchos de mis sentimientos, que no eran pocos. Una mezcla interior de felicidad y tristeza me inundaba al mismo tiempo… ¿Lejos para olvidar o para construirme?, ¿Sola por necesidad o por deseo?. Por momentos me alejaba en el pensamiento y por otros captaba hasta el detalle más mínimo…el té negro, la comida hecha a la leña, todos los idiomas que me rodeaban, las creencias religiosas que se asomaban, la necesidad de pertenecer…pero a qué?

Todos con una historia que contar, unos abiertos a ello otros intentando ser quienes no eran, pero todos juntos en un lugar perdido en el espacio y buscando PAZ.

Llegó el año nuevo y a las 12:05 am estaba en mi cabaña mirando por la venta de tela, por la cual soplaba el viento que dibujaba constelaciones. Por momentos, el silencio era aterrador, el frío se calaba por el suelo y la posición era realmente incómodo…abatida por el cansancio me rendí ante el momento y desperté el 1ero de enero en el desierto, lista para irme en camello por 4 horas en completa aceptación y silencio.

Author: