PITINGO La pasión de la SOULERIA

“Killing Me Softly” un video con más de 3MM de visitas seguido por la entrevista espectacular de Monica Mendoza con Pitingo:

“De la necesidad nace el arte. De su alma nace Souleria”

Su sangre es una mezcla entre dos razas.  Nació en Huelva (España). Tenia 9 años cuando se encontró un cassette de Aretha Franklin en casa de su abuela y desde entonces no pudo sacar de su alma la música soul, R&B y gospel.  Le llaman Pitingo (que traduce presumido en romano) por la costumbre de los hombres de su familia de cuidar mucho su apariencia…

Este “presumido” llega a América a conquistarnos con su espectáculo Souleria. Un show que mezcla el soul con el flamenco, y que ya ha arrasado en Europa.  Por esa razón nos sentamos con el para aprender que lo mueve y así poder sentir mejor esta “música del alma”

Souleria mezcla dos géneros que para interpretarse tienen que nacer del alma, son pasionales…

Si absolutamente. Tanto el flamenco como el soul tienen que nacer del alma. Y aparte que son dos razas en las que se ha vivido tanto la pena como la alegría. Hay una letra de flamenco que dice: “No llores hermana mía que en la casa de los pobres siempre reina la alegría”  Yo creo que si los gitanos y los afro-americanos no hubiesen pasado por tanta necesidad no existiría ese arte. De la necesidad nace el arte.

No es lo mismo escuchar un casete de Aretha Franklin en tu España, que oír esa música en vivo, en los lugares donde nació…

No claro. Yo fui primero a Chicago y empecé yendo a iglesias.  Me iba a barrios donde había mucho blues, o bares de R&B. Después viajé a Georgia (Savannah) luego New York.

Pero cuéntame esa primera vez…

Esa primera vez fue de locos. Ese primer bar en Chicago. Yo pedí ir a un bar  genuino. No nos dejaban entrar por el color de piel.  Eran las dos de la mañana, y como queríamos entrar como fuera, empezamos a tocar las palmas como lo hacemos siempre y en un momento dado nos dejaron pasar. Estuvimos allí hasta las ocho o nueve de la mañana.  Lloré, lloré y lloré. Recuerdo que estaba con unos primos míos y me partía camisa. Todos se quedaban mirando como preguntándose que hace este hombre? No sabían que es una costumbre de nosotros. Todavía, cuando recuerdo ese momento, los bellos se me ponen de punta.

Cual de las dos almas pueden pesar mas al momento de interpretar?

Yo creo que no son comparables aunque tengan mucho que ver. A mi me gustan mucho las dos.  Si escucho a alguien cantar flamenco o soul o góspel cualquiera de esos géneros me llegan al alma.  Tienen mucho mas que ver de lo que la gente se piensa.  Los gitanos venimos de la India, pasando por Marruecos, y llegamos a España para hacer el flamenco. Los afroamericanos salieron de África para llegar a América. Tiene que ver porque son dos pueblos que hemos pasado mucha necesidad. Y de allí ha nacido nuestro arte.

Ya los tiempos han cambiado…

Ahora estamos mucho mejor gracias a Dios, pero ese gen se transmite de familia a familia.  En España los gitanos viejos dicen: “Ya no se canta como antes porque hoy tenéis para comer y comodidades, antes no teníais nada” Y tienen razón, ya no se canta igual que antes.  Antes se cantaba con fatiga, con pena. Tal vez no teníamos que comer, solo un vasito de vino era suficiente para cantar.

Así sacaban todo lo que tenían comprimido. A veces se canta mejor con el dolor…

Hombre! Siempre. Con el dolor o con mucha alegría. Yo canto dependiendo como este emocionalmente ese día. Si estoy triste canto de una manera, si estoy contento se transmite esa alegría y si estoy enfadado también se nota esa garra.

Algo bello de los gitanos?

La unión, la pasión, el arte. Somos el uno para el otro. Y una costumbre bella es rasgarnos las camisas cuando estamos muy felices…

Sabemos por seguro que la presentación de Pitingo en Miami será inolvidable. Mezcla de sentidos, pasiones, la historia de dos razas unidas por medio de esa voz desgarrada de el. No pueden dejar de sentir su “Souleria”  este 27 de Septiembre en el Fillmore – Jackie Gleason de Miami.

Monica_Mendoza_Pitingo_webcitygirls

 

Author: Monica Mendoza

Periodista Colombiana, mother of two boys and a dreamer, who thinks that everything is possible, you just need to find the way…